Un estudio realizado por un equipo de astrofísicos de Australia

Un estudio realizado por un equipo de astrofísicos de Australia e Inglaterra ha descubierto evidencias de que una de las constantes fundamentales de la naturaleza, la conocida como constante de estructura fina o alfa, que indica el acoplamiento de la fuerza electromagnética, puede ser distinta en cada parte del Universo. Dicho de otro modo, esta constante es la responsable de que las partículas cargadas se atraigan y se repelan entre sí. Aunque hasta aquí parece un extraño galimatías, esta certeza, si se confirma, supondría algo revolucionario, ya que indicaría que las leyes de la física pueden no ser iguales en todo el cosmos. El avance del estudio, en fase de revisión, ha sido publicado por la revista Physical Reviewhttp://i.ixnp.com/images/v6.51/t.gif.

Después de medir esta constante -que tiene un valor de 1/137,0359- alrededor de 300 galaxias y quásares distantes, los investigadores concluyeron que la fuerza del electromagnetismo no es la misma en todas partes. Al parecer, «varía de forma continua a lo largo de un eje», explica John Webb, uno de los responsables del estudio y profesor de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

Los datos, obtenidos con el telescopio Keck, que apunta al norte, en Mauna Kea (Hawai) y el Very Large Telescope (VLT), que apunta al sur, en Paranal (Chile), sorprendieron a Webb y su equipo, ya que parecían contradecir resultados anteriores publicados por los científicos en 1999. Sin embargo, comprobaron cómo la constante alfa es ligeramente menor en el hemisferio norte y ligeramente mayor en el sur. Es decir, que tiene una variación continua a lo largo del espacio.

Según Webb, «las implicaciones de este descubrimiento para la comprensión actual de la ciencia son profundas», ya que quiebra el supuesto básico de que las leyes físicas son las mismas en todas las partes del Universo. Los resultados también violan el principio de equivalencia de Einstein y sugieren que el Universo puede ser mucho mayor de lo pensado hasta ahora, e incluso de tamaño infinito. Los científicos intentarán confirmar estos resultados con otros métodos experimentales. Además, si las leyes de la física son «locales», puede suponer que una parte del Universo favorezca la existencia de nuestra vida, pero que en otras regiones más distantes la vida tal y como la conocemos sea un reto imposible, al estar sometida a diferentes leyes.

La fluctuación de galaxia a galaxia es muy pequeña: 1/100.000 del total del valor de la constante. Pero suficiente para plantearnos si no hay que remodelar por completo todas nuestras teorías físicas que modelizan nuestro universo; porque la más leve variación en estos valores tiene como resultado un universo absolutamente distinto.

Anuncios