Astrofotografía: Urano

Urano definitiva12

“Anoche estuve tratando de captar el cometa C/2014 (Jacques), pero la contaminación lumínica de Mérida y el pequeño tubo de 5” que estoy usando (hasta que me haga de una montura nueva para el grande) no estaban por la labor. Así que, después de varias horas de intentos fallidos, decidí probar con el único planeta que estaba accesible: Urano.

Es un planeta que está lejísimos y ofrece un espectáculo visual bastante pobre comparado con Júpiter, Saturno o incluso Marte. No obstante es una delicia ver ese disco azul en el ocular flotando en la negrura. En el futuro trataré de sacar algo más potable con el 8″ (hay quien con un 200/1000 como el mío ha sacado hasta Titania, el satélite más grande de Urano). Pero por ahora me conformo con esta imagen, que espero que os guste.”
 
José Luis Castaño Azuela

Urano es el septimo planeta desde el Sol y el tercero más grande del Sistema Solar. Urano es también el primero que se descubrió gracias al telescopio. Su atmósfera está formada por hidrógeno, metano y otros hidrocarburos. El metano absorbe la luz roja, por eso refleja los tonos azules y verdes. Este descomunal planeta está inclinado de manera que el ecuador hace casi ángulo recto, 98º, con la trayectoria de la órbita. Esto hace que en algunos momentos la parte más caliente, encarada al Sol, sea uno de los polos. Su distancia al Sol es el doble que la de Saturno; está tan lejos que, desde Urano, el Sol parece una estrella más (aunque mucho más brillante que las otras).

Lo descubrió William Herschel en 1781 y es visible sin telescopio. Seguro que alguien lo había visto antes, pero la enorme distancia hace que brille poco y se mueva lentamente. Además, hay más de 5.000 estrellas más brillantes que él. La inclinación sorprendente de Urano provoca un efecto curioso: su campo magnético se inclina 60º en relación al eje y la cola tiene forma de tirabuzón, a causa de la rotación del planeta. En 1977 se descubrieron los 9 primeros anillos de Urano. En 1986, la visita de la nave Voyager permitió medir y fotografiar los anillos, así como descubrir dos nuevos. Los anillos de Urano son distintos de los de Júpiter y Saturno. El exterior, Epsilon, está formado por grandes rocas de hielo y tiene color gris. Parece que hay otros anillos, o fragmentos, no muy amplios, de unos 50 metros.

Urano_data

Anuncios

Astrofotografía: Luna (IV)

image1

Primer mosaico del terminador lunar al completo, una vez más por cortesía de mi hermano (clic en la imagen para ampliar). Las tomas están sacadas en una mala noche con viento y nubes altas, pero el resultado es excelente; el hecho de poder observar una imagen más global y percibir la Luna como lo que es, un cuerpo esférico, hace que el efecto sea impresionante.

El terminador es, en el caso de la Luna, una región especialmente indicada para la observación del relieve del satélite, debido a la luz rasante del Sol sobre su superficie, que alarga las sombras de los accidentes geográficos selenitas de forma notable. El terminador avanza a unos 15 km/h en el ecuador lunar, lo que, en una observación detallada y con telescopio, puede producir variaciones significativas en un corto espacio de tiempo dentro de la misma noche. Dado que la Luna es visible incluso en aquellas zonas donde la contaminación lumínica es alta, el terminador es una región privilegiada para la observación de los astrónomos aficionados, dada su naturaleza cambiante y la abundancia de los detalles observables.

Astrofotografía: Luna (III)

image2Nueva e impresionante imagen del cráter Petavius. El cráter, de 177 Km, tiene una profundidad de 4.500 metros. En su centro presenta un complejo de varios picos que alcanzan alturas de hasta 2.700 metros. Petavius cuenta con una característica que lo hace único: una aguda grieta que corta el fondo del cráter, desde el pico central hasta el borde suroeste. Otras fisuras radian desde los picos centrales. Aunque en la imagen no se aprecia muy bien (probablemente por la distancia y la luz), hay manchas uniformes y oscuras asociadas con las fisuras del lado Norte, y una mancha uniforme cerca del borde sur muestra, por vez primera, que está relacionada con un pequeño domo marcado con un hoyo. ¿Serán estas manchas uniformes depósitos volcánicos piroclásticos (cenizas) o flujos de lava del mar? Con el Sol en alto, la vista revela que estas manchas son tan oscuras como las lavas de los mares, pero las imágenes tomadas en múltiples espectros por la sonda Clementine no logran mostrar la coloración azul de material recientemente depositado, característico de los mares; por otro lado, tampoco muestra el color rojo que distingue a los flujos piroclásticos. La grieta denominada Rima Petavius es claramente visible en esta fotografía tomada por mi hermano.

Astrofotografía: Luna (II)

Luna 2 11-08-2014 RS6+PS+FW vs2 con marcoNueva imagen de la Luna obtenida por mi hermano. En la foto se aprecian especialmente bien los contornos de los cráteres, destacando el cráter Tycho. Si se hace clic en la imagen y se amplía se pueden leer los detalles técnicos.

Tycho es un cráter prominente localizado en la parte sur de las zonas elevadas de la Luna, llamado así por Tycho Brahe. La superficie lunar alrededor de Tycho se halla repleta de cráteres de diversos tamaños, muchos de ellos incluso superponiéndose a otros más antiguos. Algunos de los más pequeños son cráteres secundarios formados por materiales proyectados por el impacto que formó el cráter de Tycho.

Tycho es el cráter más joven entre los grandes cráteres de impacto del lado visible. Su edad aproximada es de 108 millones de años, estimada a partir de la datación de muestras traídas durante la misión Apolo 17. El cráter tiene los bordes bien definidos y libres del desgaste que muestran los antiguos. El interior tiene un alto albedo evidente cuando el Sol incide directamente sobre él. El cráter se halla rodeado de un distintivo sistema radial de marcas y algunas de ellas alcanzan hasta 1 500 km.

Los contrafuertes que se extienden tras el borde del cráter tienen un albedo inferior al del interior por más de 100 km. Asimismo, no se ven las marcas radiales que hay debajo. Este anillo más oscuro puede haberse formado a partir de minerales excavados durante el impacto.

La pared interior del cráter desciende abruptamente formando terrazas hasta una superficie prácticamente plana, con pequeños montículos redondeados. La superficie muestra señales de un pasado vulcanismo, muy probablemente causado por roca fundida por el impacto. Fotografías detalladas del suelo dejan ver un mosaico de grietas y pequeñas colinas. El pico central se eleva 1,6 km por encima de la superficie. Un pico menor se halla al noroeste de éste.

Observaciones mediante infrarrojos de la superficie lunar durante un eclipse han demostrado que Tycho se enfría mucho más lentamente que otras partes de la superficie, haciendo del mismo un “punto caliente”. Este efecto es causado por la diferencia con los materiales que cubren la superficie del cráter.

El borde del cráter fue elegido como objetivo de la misión Surveyor 7. La sonda robótica aterrizó suavemente al norte del cráter en enero de 1968. La nave realizó comprobaciones químicas de la superficie del cráter, hallando una composición diferente a la de los mares lunares. Para éste el principal componente resultó ser anortosita, una roca ignea rica en aluminio. El cráter fue también fotografiado en detalle por la sonda Lunar Orbiter 5.

Este cráter apareció en mapas lunares en fechas tan tempranas como 1645, cuando Antonius Maria Schyrleus de Rheita detalló el brillante sistema radial de marcas.