Descubren el Bosón de Higgs

La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) ha anunciado este miércoles el descubrimiento de una partícula subatómica consistente con el Bosón de Higgs, la partícula clave para conocer la formación del Universo. Según ha explicado el portavoz del experimento CMS del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), Joe Incandela, se ha encontrado una protuberancia en los 125 Gev (gigaelectrovoltio) que permite determinar que se ha descubierto “una nueva partícula” y que ésta “debe ser un bosón”.

El anuncio, que ha provocado un largo aplauso del público, se ha producido durante la Conferencia Internacional de Física de Altas Energías (ICHEP 2012) que se celebra en la localidad australiana de Melbourne, en donde los dos experimentos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el ATLAS y el CMS, han expuesto los datos obtenidos durante las colisiones ejecutadas en 2012.

Incandela ha señalado que “se trata de un resultado preliminar”, pero el equipo cree que “es muy fuerte y muy sólido”. Ha explicado que, sumando todas las estadísticas de datos obtenidos por CMS, el resultado es 5 sigma (superior al 99,99994), una cifra que, oficialmente, es suficiente para dar por confirmado un descubrimiento.

Así, ha indicado que la señal de 5 sigma alrededor de 125 GeV que se ha registrado es obvia. “Es realmente una nueva partícula y sabemos que debe ser un bosón” ha anunciado durante su intervención. Sin embargo, Incandela, ha apuntado que, tras este hallazgo, “las implicaciones son muy significativas” por lo que ha pedido a los científicos que sean “extremadamente diligentes en todos los estudios y comprobaciones”.

Este descubrimiento ha sido corroborado por el experimento ATLAS, cuya portavoz, Fabiola Gianotti, ha indicado que también han observado datos claros de una nueva partícula, con un nivel de confianza estadística de 5 sigma en la región de masas de alrededor de 126 GeV.

En este sentido, ha destacado que “el excepcional funcionamiento del LHC y ATLAS, y los enormes esfuerzos de mucha gente han llevado a la física a esta emocionante etapa”, aunque ha reconocido que aún “se necesita un poco más de tiempo para preparar los resultados” de cara a una publicación.

EL BOSÓN DE HIGGS

Se cumplen así los rumores que señalaban que este miércoles se iba a anunciar el descubrimiento del Bosón de Higgs, también conocido como la ‘Partícula Dios’. El Bosón de Higgs es un partícula elemental masiva, cuya existencia está predicha por el modelo estándar de la física de partículas y su hallazgo supone un papel importante en la explicación del origen de la masa de otras partículas elementales.

Según ha explicado a Europa Press el director del Instituto de Física Teórica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Alberto Casas, el Bosón de Higgs ‘nace’ a través de diversos canales de producción (del LHC). “En estos canales se realizan las colisiones de protones y, en el caso del Higgs se desintegra en diferentes estados, de manera que, donde se produzca un exceso de sucesos (en este caso en el canal 2fotones) es donde se encuentra el Bosón”, ha señalado.

“El exceso que se ve es porque hay sucesos que provienen de una partícula que pesa 125 Gev”, lo que supone “una señal clara de que hay una partícula que se ha producido y se ha desintegrado en esas partículas por conservación de energía”, ha apuntado. Casas ha señalado que “midiendo la energía de los fotones se deduce cuál es la masa de la partícula que los ha originado”.

El pasado mes de diciembre ya se habló de un posible anuncio del CERN. En aquella ocasión los expertos señalaron que se “había cerrado el cerco” en torno a la partícula, por lo que ya estaban más cerca de encontrarla, pero no hablaron de descubrimiento. En este sentido, Casas ha indicado que, en aquella ocasión, las probabilidades se quedaron en 3 sigmas, de manera que no se podía confirmar un hallazgo.

HAY QUE DETERMINAR LA NATURALEZA

Tras este anuncio queda ahora “asegurar” que el descubrimiento cumple el Modelo Estándar de Física de Partículas. “Hay que ver si la forma en que se desintegra se realiza con las probabilidades del modelo histórico y habrá que realizar un análisis más detallado y estadístico para determinar si es el Bosón de Higgs o una partícula similar”, ha explicado el investigador, que ha añadido que “por los datos todo apunta a que es lo que se esperaba”.

También el CSIC ha explicado que ahora hay que determinar la naturaleza precisa de la partícula y su importancia para la compresión del universo y ha apuntado que la identificación de las características de la nueva partícula requerirá una “considerable cantidad de tiempo y datos”.

Fuente: http://www.europapress.es

Anuncios

El último tránsito de Venus del siglo

Los próximos días 5 y 6 de junio tendrá lugar un acontecimiento muy poco frecuente: visto desde la Tierra, Venus pasará por delante del Sol. Científicos y astrónomos aficionados de todo el mundo ya se están preparando para observar este fenómeno que no se repetirá hasta el año 2117.

Este tránsito también será el primero de la historia en el que haya un satélite en órbita al planeta – la sonda de la ESA Venus Express.
La ESA retransmitirá el tránsito en directo desde la isla ártica de Spitsbergen, en el archipiélago de Svalbard, Noruega. Allí se encontrará el equipo de científicos de Venus Express, reunidos para discutir los últimos resultados de la misión y para contemplar el tránsito bajo el ‘Sol de medianoche’.

Los tránsitos de Venus sólo ocurren cuando Venus pasa directamente entre el Sol y la Tierra. Dado que el plano orbital de Venus no está exactamente alineado con el de nuestro planeta, estos acontecimientos son muy poco frecuentes. Cada siglo se produce un par de tránsitos, separados entre sí por ocho años.

El último tránsito se produjo en junio de 2004, y no se repetirá hasta el año 2117.

Los tránsitos de Venus tienen una gran importancia histórica, ya que fueron uno de los métodos empleados por los astrónomos para determinar el tamaño de nuestro Sistema Solar.

En el siglo XVIII, los astrónomos fueron capaces de calcular la distancia de la Tierra al Sol al medir el tiempo que tardaba Venus en cruzar el disco solar, tomando medidas desde distintos puntos del planeta y aplicando sencillas relaciones trigonométricas.

En el tránsito de 1761, se pudo observar un halo de luz bordeando el oscuro contorno del planeta, la primera prueba de que Venus tiene atmósfera.

Gracias a los satélites dedicados al estudio de Venus, entre los que se encuentra la sonda europea Venus Express, hoy en día sabemos que este planeta cuenta con una inhóspita atmósfera extremadamente densa, compuesta de dióxido de carbono y nitrógeno, con nubes de ácido sulfúrico.

En la actualidad los tránsitos continúan siendo una herramienta muy útil para probar nuevas técnicas desarrolladas para detectar y caracterizar planetas en órbita a otras estrellas, fuera de nuestro Sistema Solar, conocidos como ‘exoplanetas’.

Cuando un planeta pasa por delante de una estrella, bloquea una pequeña fracción de su luz, revelando su presencia y dando datos sobre su tamaño. El telescopio espacial europeo CoRot ha utilizado esta técnica para descubrir más de 20 exoplanetas.

Los tránsitos también se estudian para buscar planetas que pudiesen albergar vida. Si un exoplaneta tiene atmósfera, una pequeña porción de la luz de la estrella atravesará esta capa gaseosa, revelando sus propiedades, tales como el contenido de agua o de metano.

Durante el transito del mes que viene, los astrónomos tendrán la oportunidad de poner a prueba estas técnicas y de tomar nuevos datos que se incorporarán al archivo de los seis tránsitos de Venus observados desde la invención del telescopio a principios del siglo XVII.

El tránsito de 2012 se podrá observar en su totalidad desde el Pacífico Occidental, Asia Oriental, y el este de Australia, así como desde las altas latitudes septentrionales.

Para los Estados Unidos, el tránsito comenzará el día 5 de junio por la tarde, y para la mayor parte de Europa, el sol amanecerá el día 6 cuando el tránsito esté llegando ya a su fin. Si tienes previsto observar el evento, recuerda que NUNCA debes mirar directamente al Sol, ni siquiera con gafas de sol, y mucho menos a través de un telescopio, ya que puede causar ceguera permanente.

El Sol nunca se pone en Spitsbergen durante el mes de junio, lo que ofrece una oportunidad excepcional para observar el tránsito completo desde territorio europeo. Comenzará a las 22:04 GMT del 5 de junio (00:04 CEST del 6 de junio) y terminará a las 04:52 GMT (06:52 CEST).

“Nos hace mucha ilusión poder contemplar el tránsito desde un lugar tan especial, sabiendo que Venus Express está en órbita en torno a este planeta”, confiesa Håkan Svedhem, científico del proyecto Venus Express para la ESA.

“Durante el tránsito, Venus Express tomará medidas de la atmósfera de Venus que serán comparadas con las realizadas por telescopios desde la Tierra, para ayudar a calibrar las nuevas técnicas para el estudio de los exoplanetas”.

La ESA se está preparando para estudiar este singular acontecimiento desde la tierra y desde el espacio. Toda la información sobre esta campaña estará disponible a través de un blog creado específicamente para la ocasión.

Los días 5 y 6 de junio la ESA retransmitirá en directo desde Spitsbergen el último tránsito de Venus de este siglo.

Fuente: http://astrored.org/

Hawking y sus setenta

«Los científicos se han convertido en los portadores de la antorcha utilizada para la búsqueda del conocimiento». Son palabras del pensador científico más conocido del mundo moderno, que acaba de cumplir y celebrar con sus colegas de la universidad de Cambridge su 70º aniversario. «¿El estudio de la teología y la filosofía es hoy una pérdida de tiempo?», se le preguntó a Stephen Hawking en una ocasión. «Sin duda», fue su respuesta.

Desde muy joven le habían diagnosticado una enfermedad terrible del sistema motor de sus neuronas que presagiaba su fallecimiento en menos de dos o tres años. Han transcurrido más de 40 desde entonces y sigue predicando, literalmente, sobre ¿por qué hay algo, en lugar de nada, en el Universo? Parece sorprendente, pero lo cierto es que ni la ciencia tiene una respuesta definida para tal pregunta. Tal vez la más básica de todas las preguntas que pueda formularse uno, al entreabrir los ojos y percatarse de algo de lo que le dejan percibir sus códigos genéticos y otros. ¿Cómo es posible que no sepamos eso a ciencia cierta todavía?

La respuesta de Hawking sobre la existencia de entes sobrenaturales era tan negativa como la de una maestra a quien oí increpar a una alumna después de preguntar a toda la clase: «Que levanten la mano las que todavía creen en los horóscopos». «Se ha equivocado usted de carrera», le soltó la maestra a una de las cinco futuras psicólogas, convencidas todavía de que su futuro lo anticipaba su fecha de nacimiento y las líneas de sus manos. Su respuesta era tan negativa, efectivamente, como la de Stephen Hawking al divagar sobre el sentido de la investigación y el pensamiento, pero mucho más insolente y agresiva.

Hawking no creía, efectivamente, que la profundización del conocimiento de la teología y filosofía condujera a ningún sitio pero, con toda seguridad seguía formando parte de un colectivo marcado por la admisión del cambio de opinión, el valor de la prueba mientras duraba y el principio de la incertidumbre.

Retrato de Stephen Hawking en la puerta de un garage (imagen: DMF Photography / Flickr).

Constituye un contrasentido olvidar que hasta los primates han aprendido a cambiar de opinión. Durante siglos y décadas se consideraba una traición a la cuna y a los valores heredados el cambiar de opinión. El carácter positivo o negativo de una persona se definía por su negativa a cambiar jamás de opinión ni, sobre todo, la que había sido de sus padres. Fue un gran neurólogo mexicano el que comprobó en el laboratorio que también los monos podían cambiar de opinión; que, en lugar de persistir pidiendo lechuga o tomate, unos segundos después podían preferir la zanahoria o los plátanos y manifestarlo así, sin asomo de culpa.

La comunidad científica también aprendió en su corta existencia no solo que las tesis sugeridas debían sustentarse con una prueba, sino que otros podían aportar pruebas de lo contrario. Lo que ayer resultaba blanco, hoy puede demostrarse que es negro. Hasta ayer mismo se creía que con la edad pueden debilitarse los músculos, pero en modo alguno la capacidad mental, que supuestamente se acrecentaba o, por lo menos, permanecía inalterable. Ahora se acaba de comprobar en el laboratorio que a partir de una determinada edad –bastante antes de lo que se sospechaba– disminuye la capacidad mental.

Por último, sea cual sea la convicción comprobada de un científico, esta se distingue de la creencia en saber aceptar y digerir el principio cuántico de la incertidumbre. La admisión de que dos átomos colocados en distintos hemisferios pueden sentirse mutuamente por estar entrelazados, en términos de la física cuántica, confiere una humildad al método positivo de análisis de la realidad que no tenía todavía la maestra cuestionada. Con toda seguridad, tanto ella como su alumna increpada abordarán un día la búsqueda del conocimiento con un grado de humildad que agradeceremos todos.

Eduard Punset

A unos 100 metros de la lanzadera espacial Challenger. Bruce McCandless II ha estado más lejos de lo que ningún hombre ha estado nunca. Guiado por una unidad especial de maniobra, este astronauta flotó libremente en el espacio. Él y su colega de la NASA Robert Stewart han sido los primeros en experimentar este “paseo espacial” insólito, durante la misión 41-B de la lanzadera espacial en 1984. El sistema de propulsión funciona mediante chorros de nitrógeno y pesa unos 149 kg. Aunque es muy pesado en la Tierra, en el vacío del espacio “carece” de peso, como todo.

Fuente: STS-41BNASA