Astrofotografía: Júpiter (IV)

2017_Jupiter

“Anoche tuve unos minutos de seeing bastante decente y saqué algunos vídeos antes de que se estropeara, precisamente cuando empezaba a estar bien alto. Pero bueno, el rato que se dejó daba gusto ver la pantalla del ordenador. Os dejo un primer procesado, aunque tengo que mejorarlo pero las prisas me han podido. Que no todas las noches tiene uno un buen cielo”

 

2017-03-18-PHOTO-00000585

“Júpiter y su Gran Mancha Roja (the Great Red Spot, GRS) en una toma obtenida desde Mérida (Extremadura, España). La imagen la acompaño de dos proyecciones polares y de un mapa de la parte visible del planeta.

La GRS es una enorme tormenta anticiclónica que podría existir al menos desde que Robert Hooke la descubrió en 1664. Presenta vientos de más de 640 km/h y se sitúa en el llamado cinturón ecuatorial de nubes sur.

Su tamaño es ciclópeo, con un diámetro de aproximadamente 2,5 veces el de nuestro planeta Tierra. La coloración rojiza, que destaca sobre la mayoría del resto de “manchas” del planeta, probablemente se debe a la interacción de la radiación solar con los gases que suben de la atmósfera inferior (concretamente con una capa de hidrosulfito de amonio, originalmente transparente), al menos ésa es la teoría que una gran mayoría de científicos creen correcta.


Espero que os guste”.

 

José Luis Castaño Azuela

 

Anuncios

Astrofotografía: Júpiter (III)

Jupiter III

Rotación-1-12-sin-ruido

“En la imagen se aprecia un tránsito de la luna Europa. El pequeño disco negro es la sombra del satélite galileano sobre la turbulenta atmósfera joviana. La NASA anunció el 7 de febrero que el nombre de la sonda más esperada de la última década es, definitivamente, Europa Clipper. Será una sonda que se dedicará a estudiar en profundidad la que probablemente sea la luna de Júpiter más interesante desde el punto de vista astrobiológico, ya que en su interior se esconde con toda probabilidad un océano subterráneo bajo una capa de hielo”.

José Luis Castaño Azuela

Encuentro astronómico y senderista “Caminando por las estrellas”

Header

El pasado sábado celebramos el tercer encuentro que organiza el grupo astronómico Orión, esta vez con la participación del club senderista de Quintana de la Serena. Para ello, el pueblo nos cedió el campo de fútbol y pudimos utilizarlo a nuestro aire mientras nos preparábamos para lo que sería una muy interesante noche de observación.

Empezamos esta publicación con unas palabras de Ángel González, presidente del grupo Astronómico Orión.

La organización comenzó como en años anteriores: disponíamos de cinco telescopios de gran calidad (uno de ellos, por supuesto, de mi hermano) y decidimos poner vallas para hacer un recorrido, con un pasillo por telescopio, para que los asistentes hicieran cola. De este modo se favorece el orden y, por qué no decirlo, la seguridad de estos delicados aparatos. Hay que tener en cuenta que muchas personas asisten a este evento y cuando oscurece es difícil o imposible ver las patas de los telescopios y los cables del suelo.

IMG_0100

IMG_0808IMG_0809IMG_0824

IMG_0103

 

Cualquier imprecisión o movimiento de los telescopios imposibilita la observación y, debido a eso, la instalación es probablemente la parte más importante del proceso. Montar un telescopio es una tarea que puede llevar un rato largo, por este motivo tenemos que reunirnos de día y ponernos manos a la obra.

Comenzamos con la instalación de los trípodes y las monturas y pronto vimos que el terreno no era el más favorable, ya que los aparatos pesan considerablemente y podían hundirse un poco con el paso de las horas. Si hablamos de telescopios, “un poco” marca la diferencia entre observar tranquilamente y pasarse ratos enteros con aparatosos reajustes. La solución pasaba por presionar hacia abajo los trípodes y así dejarlos bien asentados.

IMG_0096

 

IMG_0094

IMG_0092

IMG_0813

IMG_0115

IMG_0102

IMG_0154

 

IMG_0112

 

Elegir una fecha para un evento de este tipo puede ser complicado: no solo depende de la disponibilidad del lugar en cuestión, sino que además es imposible saber si el cielo será favorable. Este año temíamos no poder observar nada por la presencia de nubes y porque podía verse bastante calima en el cielo. Sin embargo tuvimos suerte y, como ocurrió el año pasado, a medida que caía la tarde el cielo empezó a despejarse.

IMG_0110

IMG_0181

 

La instalación de los tubos es lo último que se hace y la mayoría esperó a que pasara un poco la tarde para ponerlos. El calor directo del sol puede afectar a los tubos y reducir su eficiencia durante un tiempo hasta que su interior vuelve a estabilizarse. No es necesario esperar a que caiga la noche, pero sí a que la temperatura baje un poco (estábamos en agosto).

IMG_0121IMG_0124

IMG_0138IMG_0139

IMG_0158

 

IMG_0145

IMG_0162IMG_0163

IMG_0164IMG_0166IMG_0168

IMG_0173

IMG_0170

 

Una vez que teníamos todo montado, solo nos quedaba relajarnos y esperar a que llegase toda la gente cuando empezara a hacerse de noche. El año pasado contamos con un telescopio solar Coronado que nos permitió observar el sol mientras todavía estaba bien alto, pero este año todo se hizo bajo el cielo nocturno. Hacer esto en un campo de fútbol tiene sus ventajas, no solo por la cantidad de espacio sino por la disponibilidad de una grada para que los asistentes esperasen sentados cómodamente. Asistieron más de 150 personas.

3

IMG_0187

 

Este año queremos agradecer la participación de Pablo Blázquez Bonilla, quien inventó un juego para que los más pequeños disfrutasen y aprendieran a la vez. En el juego, utilizó globos que representaban los planetas para enseñar sus diferentes tamaños y su movimiento.

IMG_0193

juegojuego1juego2

La presentación la realizó el presidente del club senderista Quintana y el presidente del grupo astronómico Orión. Después, con el apoyo de un proyector y un equipo de sonido, se reprodujo un bonito poema sobre el Universo con música. También se mostraron unos vídeos en pantalla con impresionantes imágenes del cielo y del cosmos. Justo antes de empezar la observación, el astrónomo aficionado (y descubridor de estrellas binarias) Francisco Rica ofreció a los asistentes, ayudado de un láser, explicaciones sobre las constelaciones y sobre por qué el cielo es de la forma en que lo vemos.

2

 

Finalmente, se llamó a todos los asistentes para que hiciesen cola en cada uno de los telescopios. Ciertamente no fue una noche de observación de planetas, ya que la mayoría no estaban a la vista, pero sí pudimos enseñar Saturno al principio de la noche sin problemas. La Luna también estuvo ausente porque esa noche salía demasiado tarde; esto fue un fastidio si tenemos en cuenta que la Luna ofrece, en especial para quienes nunca han observado el cielo con un telescopio, una vista muy bonita y sorprendente.

Me gustaría mostrar algunas imágenes de lo que se observó, ya que fueron objetos muy interesantes.

saturno_hubble
Saturno, el siguiente planeta más grande tras el planeta Júpiter
M13LRGBv1_pugh
El cúmulo M13, más conocido como cúmulo de Hércules
Globular Cluster M10
Cúmulo globular M10, en la constelación de Ophiuco
M16
La nebulosa M16, llamada Nebulosa del Águila
ngc6633small
NGC6633, formación de unas 30 estrellas y con un tamaño aparente casi tan grande como la Luna
M11
M11 o cúmulo del Pato salvaje
m57_hst900c
Nebulosa planetaria M57, también conocida como Nebulosa del Anillo ( o nebulosa anular de la Lyra)
albireo
Albireo: una de las estrellas dobles más bonitas situada en la cabeza de la constelación del Cisne
m27HaOiii_krejci
M27 o Nebulosa Dumbbell, en la constelación de Vulpecula. Es resultado de la explosión de una estrella
M15
Cúmulo M15, a unos 33.600 años luz de la Tierra con un diámetro de 175 años luz

 

1

 

Queremos dar las gracias a todos los miembros del grupo astronómico Orión que prestaron su ayuda y sus telescopios. Agradecemos también la participación del grupo senderista Quintana y el apoyo de los responsables del Ayuntamiento de Quintana de la Serena. Y por supuesto, gracias a todos los asistentes por su interés en la astronomía y por hacer posible que podamos compartir con ellos esta actividad que tanto nos apasiona.

 

 

Astrofotografía: Urano

Urano definitiva12

“Anoche estuve tratando de captar el cometa C/2014 (Jacques), pero la contaminación lumínica de Mérida y el pequeño tubo de 5” que estoy usando (hasta que me haga de una montura nueva para el grande) no estaban por la labor. Así que, después de varias horas de intentos fallidos, decidí probar con el único planeta que estaba accesible: Urano.

Es un planeta que está lejísimos y ofrece un espectáculo visual bastante pobre comparado con Júpiter, Saturno o incluso Marte. No obstante es una delicia ver ese disco azul en el ocular flotando en la negrura. En el futuro trataré de sacar algo más potable con el 8″ (hay quien con un 200/1000 como el mío ha sacado hasta Titania, el satélite más grande de Urano). Pero por ahora me conformo con esta imagen, que espero que os guste.”
 
José Luis Castaño Azuela

Urano es el septimo planeta desde el Sol y el tercero más grande del Sistema Solar. Urano es también el primero que se descubrió gracias al telescopio. Su atmósfera está formada por hidrógeno, metano y otros hidrocarburos. El metano absorbe la luz roja, por eso refleja los tonos azules y verdes. Este descomunal planeta está inclinado de manera que el ecuador hace casi ángulo recto, 98º, con la trayectoria de la órbita. Esto hace que en algunos momentos la parte más caliente, encarada al Sol, sea uno de los polos. Su distancia al Sol es el doble que la de Saturno; está tan lejos que, desde Urano, el Sol parece una estrella más (aunque mucho más brillante que las otras).

Lo descubrió William Herschel en 1781 y es visible sin telescopio. Seguro que alguien lo había visto antes, pero la enorme distancia hace que brille poco y se mueva lentamente. Además, hay más de 5.000 estrellas más brillantes que él. La inclinación sorprendente de Urano provoca un efecto curioso: su campo magnético se inclina 60º en relación al eje y la cola tiene forma de tirabuzón, a causa de la rotación del planeta. En 1977 se descubrieron los 9 primeros anillos de Urano. En 1986, la visita de la nave Voyager permitió medir y fotografiar los anillos, así como descubrir dos nuevos. Los anillos de Urano son distintos de los de Júpiter y Saturno. El exterior, Epsilon, está formado por grandes rocas de hielo y tiene color gris. Parece que hay otros anillos, o fragmentos, no muy amplios, de unos 50 metros.

Urano_data

[blip.tv http://blip.tv/play/%2B3KCrIs1Ag?p=1 width=”480″ height=”300″]

 

Redes 88: No éramos únicos. Ahora lo somos

Antes de aceptar que todos los seres vivos venimos del mismo antepasado común, el ser humano se creía único entre las criaturas del planeta, alentado sobre todo por la influencia de dogmas y religiones. Y hoy, cuando parecía ya acabada la época de creerse el centro del mundo, varios científicos, con nuevos datos sobre nuestro cerebro y sobre nuestro comportamiento aseguran que los humanos son definitivamente especiales y únicos.

Michael Gazzaniga, abanderado de estas ideas, nos hace un recorrido en este programa de Redes por las diferencias más llamativas con el resto de animales.

(Source: http://blip.tv/)

Hawking y sus setenta

«Los científicos se han convertido en los portadores de la antorcha utilizada para la búsqueda del conocimiento». Son palabras del pensador científico más conocido del mundo moderno, que acaba de cumplir y celebrar con sus colegas de la universidad de Cambridge su 70º aniversario. «¿El estudio de la teología y la filosofía es hoy una pérdida de tiempo?», se le preguntó a Stephen Hawking en una ocasión. «Sin duda», fue su respuesta.

Desde muy joven le habían diagnosticado una enfermedad terrible del sistema motor de sus neuronas que presagiaba su fallecimiento en menos de dos o tres años. Han transcurrido más de 40 desde entonces y sigue predicando, literalmente, sobre ¿por qué hay algo, en lugar de nada, en el Universo? Parece sorprendente, pero lo cierto es que ni la ciencia tiene una respuesta definida para tal pregunta. Tal vez la más básica de todas las preguntas que pueda formularse uno, al entreabrir los ojos y percatarse de algo de lo que le dejan percibir sus códigos genéticos y otros. ¿Cómo es posible que no sepamos eso a ciencia cierta todavía?

La respuesta de Hawking sobre la existencia de entes sobrenaturales era tan negativa como la de una maestra a quien oí increpar a una alumna después de preguntar a toda la clase: «Que levanten la mano las que todavía creen en los horóscopos». «Se ha equivocado usted de carrera», le soltó la maestra a una de las cinco futuras psicólogas, convencidas todavía de que su futuro lo anticipaba su fecha de nacimiento y las líneas de sus manos. Su respuesta era tan negativa, efectivamente, como la de Stephen Hawking al divagar sobre el sentido de la investigación y el pensamiento, pero mucho más insolente y agresiva.

Hawking no creía, efectivamente, que la profundización del conocimiento de la teología y filosofía condujera a ningún sitio pero, con toda seguridad seguía formando parte de un colectivo marcado por la admisión del cambio de opinión, el valor de la prueba mientras duraba y el principio de la incertidumbre.

Retrato de Stephen Hawking en la puerta de un garage (imagen: DMF Photography / Flickr).

Constituye un contrasentido olvidar que hasta los primates han aprendido a cambiar de opinión. Durante siglos y décadas se consideraba una traición a la cuna y a los valores heredados el cambiar de opinión. El carácter positivo o negativo de una persona se definía por su negativa a cambiar jamás de opinión ni, sobre todo, la que había sido de sus padres. Fue un gran neurólogo mexicano el que comprobó en el laboratorio que también los monos podían cambiar de opinión; que, en lugar de persistir pidiendo lechuga o tomate, unos segundos después podían preferir la zanahoria o los plátanos y manifestarlo así, sin asomo de culpa.

La comunidad científica también aprendió en su corta existencia no solo que las tesis sugeridas debían sustentarse con una prueba, sino que otros podían aportar pruebas de lo contrario. Lo que ayer resultaba blanco, hoy puede demostrarse que es negro. Hasta ayer mismo se creía que con la edad pueden debilitarse los músculos, pero en modo alguno la capacidad mental, que supuestamente se acrecentaba o, por lo menos, permanecía inalterable. Ahora se acaba de comprobar en el laboratorio que a partir de una determinada edad –bastante antes de lo que se sospechaba– disminuye la capacidad mental.

Por último, sea cual sea la convicción comprobada de un científico, esta se distingue de la creencia en saber aceptar y digerir el principio cuántico de la incertidumbre. La admisión de que dos átomos colocados en distintos hemisferios pueden sentirse mutuamente por estar entrelazados, en términos de la física cuántica, confiere una humildad al método positivo de análisis de la realidad que no tenía todavía la maestra cuestionada. Con toda seguridad, tanto ella como su alumna increpada abordarán un día la búsqueda del conocimiento con un grado de humildad que agradeceremos todos.

Eduard Punset

[blip.tv http://blip.tv/play/%2B3KC45IlAg width=”480″ height=”300″]

Redes 115: Los genes que regulan la personalidad

El manual de instrucciones con el que se ensambla nuestra biología está escrito en el ADN. Pero, ¿es posible que los genes, del mismo modo que regulan el desarrollo de nuestro cuerpo, también influyan en nuestra personalidad? En este capítulo de Redes, Punset indaga sobre esta cuestión con Dean Hamer, genetista de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos y divulgador científico. Hamer ha recopilado numerosas evidencias que sugieren que la felicidad, la espiritualidad, la orientación sexual y otros rasgos de la personalidad tendrían un componente genético.

(Source: http://blip.tv/)