Una nueva imagen captada por la sonda Dawn de la NASA ha puesto al descubierto una montaña, tres veces más alta que el Everest, en la topografía de la región del polo sur del asteroide gigante Vesta.

El pico en el asteroide se eleva 22 kilómetros por encima de la altura media del terreno circundante. Otra impresionante estructura captada es un gran acantilado que, se cree, es fruto de los deslizamientos de tierra.

Tras viajar casi cuatro años y recorrer 2.800 millones de kilómetros, Dawn hizo historia al convertirse en la primera sonda en entrar en órbita alrededor de un objeto en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter.

Las imágenes transmitidas hasta ahora revelan una superficie compleja en la que se podrán estudiar por su erosión los impactos que ha recibido con otros objetos hace millones de años: cráteres, pendientes y llanuras de este anciano cósmico captadas con todo detalle.

Con 530 kilómetros de diámetro, Vesta es el segundo objeto de mayor tamaño en el cinturón de asteroides.El cinturón está habitado por alrededor de 100.000 asteroides, considerados los “escombros” que quedaron tras la formación del sistema solar hace 4.600 millones de años.

El asteroide y la sonda exploradora se encuentran a 188 millones de kilómetros de distancia de Tierra. Lanzada en septiembre de 2007, la sonda estudiará Vesta durante un año para emprender rumbo al planeta enano Ceres al que tiene previsto llegar en febrero de 2015, cuando cumplirá otro hito al convertirse en la primera sonda que orbita los dos destinos del sistema solar más lejanos a la Tierra.

Imagen: NASAJPL-CaltechUCLA, MPS, DLR, IDA

Anuncios